sábado, 30 de mayo de 2015

Extraños frutos

A Billie Holiday y Nina Simone.

El comienzo que lo termina todo,
los sueños luchan por ser realidad,
el tiempo se curva ante la verdad
intentando buscar un nuevo modo.

Extraños frutos cuelgan de los árboles,
sangre en las hojas que mancha la historia
con el hambre de su espiral mortuoria
quieta en Piedad que desluce los mármoles.

La sangre en las raíces crea ramas,
el tiempo cederá ante el nuevo albor;
al caer el telón, cae la trama.

De nuevo explota el odio en Baltimore,
entre el silencio roto de los dramas,
el negro cuervo grita: “¡Nevermore!”


Vade Retro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada