domingo, 24 de mayo de 2015

Democracia

La bandera encaja con el paisaje inmundo y nuestra jerga ahoga el tambor.
En los centros alimentaremos la más cínica prostitución. Aplastaremos las lógicas revueltas.
¡En los países pimientosos y destemplados! -al servicio de las más monstruosas explotaciones industriales o militares.
Hasta más ver aquí, no importa donde. Reclutas voluntarios, tendremos una filosofía feroz; ignorantes en cuanto a ciencia, molidos por lo confortable; que revienten los demás. Esta es la verdadera marcha. 
Al frente, ¡marchen!

Arthur Rimbaud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada